CPPENARROYA
Twitter Youtube
 
 

El titulo provincial de Minibasket Masculino se dilucidará en Peñarroya-Pueblonuevo

Con la disputa de la Final a Cuatro este fin de semana en el Polideportivo de la Paz

Este fin de semana (11 y 12) se presenta muy intenso en el Polideportivo de la Paz de Peñarroya-Pueblonuevo con la disputa de la Final Four en Categoría Minibasket Masculino. A ella  han llegado los cuatro equipos mas regulares durante las dos primeras fases con las que ha contado el calendario, una primera fase regular seguida de la fase por el titulo y de la que finalmente han salido los cuatro equipos que se van a  disputar el titulo, asi como las dos plazas que dan derecho a disputar el Campeonato de Andalucia. Bball Córdoba, Maristas, Cordobasket y nuestro CP Peñarroya se veran las caras en las semifinales del sabado (10:30 y 12:30) y con posterioridad, el domingo  los puestos 3º y 4º y la gran final (mismos horarios). El evento estará amenizado por el Speaker Paco Cañero, habitual en los encuentros de liga EBA que disputa el Bball Córdoba y que ha aceptado nuestra invitación para esta Final Four. Un buen acontecimiento para los amantes del deporte de cantera  que pondrá colofón a una magnifica temporada de nuestras categorías, tras una nueva campaña (cada vez mas cerquita del cincuentenario), demostrando que existe una solida union con el baloncesto a través de un grupo de tecnicos  que de manera altruista trabajan para engrandecer aun mas la historia del CP Peñarroya.

 

Adios a Santi Gisbert, un referente del baloncesto cordobés

El baloncesto cordobes está de luto por la repentina muerte de Santi Gisbert, referente de este deporte en Córdoba, siendo pieza clave en el extinto Club Juventud. Gisbert desempeñó su trayectoria como jugador en el Colegio Virgen del Carmen, pasando despues al mundo del arbitraje donde permaneció por espacio de quince años. Fue en 1991 cuando dió el salto a los banquillos. Pasó por La Carlota y Posadas hasta que fichó por el Cajasur, formando parte de su cuerpo técnico. Tras poner fin a su relación con el primer equipo de la capital se decanto por un baloncesto mas cercano y como el mismo nos contaba la última ocasión en la que coincidimos, volvía a ser feliz enseñando a los mas pequeños a amar este deporte que tanto nos une  en una pequeña Escuela deportiva en la Barriada de Cerro Muriano. Descanse en Paz.

 

Fallece el padre del ex-jugador del Peñarroya, Germi Cabrita

Ha fallecido el padre del ex-jugador del CP Peñarroya Germi Cabrita. Desde nuestro Club queremos expresarte el mas  sentido pésame por tan sensible perdida teniendo  la esperanza de que estas palabras produzcan en ti algo de calma con esa pena tan grande que  provoca la muerte de un ser tan querido.
El malagueño Germi Cabrita perteneció a la disciplina del CP Peñarroya durante las temporadas 2008/09 y 2009/10 disputando ambas la Liga EBA. En la foto, Germi esta sentado el primero por la derecha.

 

El año que jugamos deliciosamente

Crónica de unos buenos tiempos

Ha pasado un cuarto de siglo. Con la piel más curtida y el pelo más claro, pero con la misma ilusión, nos encontramos casi por casualidad un grupo de antiguos jugadores del C.P. Peñarroya para hablar de los tiempos en los que fuimos campeones. Falta alguno, por desgracia, como Andrés Zacarías o Fernando López, pero mantenemos vivo su recuerdo en nuestros corazones. Porque además de compañeros de equipo, seguimos siendo buenos amigos. Hace 25 años, los que ahora somos "puretas" y disfrutamos de la madurez vital, alcanzamos entonces uno de los momentos inolvidables de nuestras vidas: la de un grupo de amiguetes (eso tampoco lo han inventado nuestros campeones del mundo) que llevábamos algunos años jugando juntos, al inicio en la célebre pista de cemento de la OJE (junto al Llano) y, ya por entonces, en el flamante  Polideportivo Municipal, hoy ya obsoleto y, como nosotros, con algunos achaques.  Desde muchos años atrás, Peñarroya-Pueblonuevo podía enorgullecerse de tener un club de baloncesto con solera, fundado en 1969, de aquellos que siempre estaban dando guerra en los campeonatos y prácticamente en todas las categorías. Pero, al menos en aquella época, los triunfos escaseaban.  Aún recuerdo el primer partido al que asistí como espectador, allá por 1983, antes de integrarme en el equipo infantil: Maristas de Córdoba 125 - CP Peñarroya 6.  Nuestro equipo bandera, el que nos servía de referente a los demás, era el de categoría juvenil (actual junior), con Sigifredo y Javier Chacón, Gabriel Ruiz (“Gabri”), Antonio González (“Pi”), Javier Arévalo (“El Tanque”), Francisco González (“Paco Cancha"), Pedro Cavada y Juan León (“Moto”), entre otros muchos. ¡Qué bien jugaban! Si bien las victorias eran habituales, los títulos se resistían... Y aunque cada derrota dolía, quizás no era lo más importante. Nos divertíamos, disfrutábamos de jugar juntos y siempre pensábamos en entrenar. Era un tiempo bien aprovechado, que nos mantenía alejados de peligrosas tendencias en las que cayeron otros jóvenes en los años ochenta. Además, después del entrenamiento, compartíamos salidas y confidencias. Todos éramos del pueblo. Tampoco importaba que viniese gente a vernos. A pie de pista encontrábamos algún familiar y algún que otro incondicional ¡Jugábamos para nosotros y eso nos bastaba para sentirnos felices!
La ilusión y constancia de los que siempre han sostenido y siguen siendo los pilares del club, Paco Reixach, Adolfo Gallardo o Mateo Arcos, entre otros, también nos contagiaban. Era cuestión de tiempo que ese esfuerzo tuviera su fruto. Y ese tiempo llegó. Quizás en la última oportunidad que se nos presentó como grupo; pero llegó. Fue en la temporada 1989-90, en la categoría “Junior” (+18, hoy no existe).  Algunos ya estábamos estudiando fuera, pero volvíamos cada fin de semana.  Aquel era un equipo de talento. Poca altura y físicos sin esculpir en horas de gimnasio. Era lo que había; y no era poco... Nos conocíamos desde siempre y sabíamos las capacidades de cada uno. La altura de nuestros pivots no alcanzaba la de muchos aleros rivales. Pero nos sobraba corazón y fuerza para saltar y correr. Contábamos con la potencia de salto de Daniel González o Gregorio Suárez, la velocidad y valentía de Eduardo Pedregosa, la madurez e intensidad en defensa Manuel Rafael Sánchez, que ahogaba al rival, la astucia y constancia de Eduardo García, Alfonso Jiménez y el añorado Fernando López. Y no nos faltaban aptitudes: el buen gusto de Juan Carlos Sánchez Benítez, la picardía de José Manuel Suárez (“Bogan”), la creatividad de Juan Carlos Noriega y la voluntad para Alberto León…
Había mucho de eso que ahora llaman "feeling" o química entre los miembros de ese grupo. Y era una conexión que se supo contagiar a un número cada vez creciente de aficionados. Conforme se iban produciendo las victorias, la onda se iba expandiendo, el polideportivo se llenaba de un público que disfrutaba como nosotros de un fortín que parecía inexpugnable. Hubo que habilitar gradas supletorias y el ambiente llegó a ser espectacular, con pancartas de apoyo y rostros pintados de azul y blanco, los colores de nuestra equipación por entonces, con cánticos y ánimos y con cámaras y emisoras de radio que registraban los partidos. Y eso lo sabían nuestros rivales, que probablemente no han vuelto a sentir un ambiente como aquel. Pese a nuestras limitaciones, las victorias se acumulaban y las eliminatorias se iban superando hasta lograr el Campeonato Provincial. ¡Fue una noche fantástica! Fuimos felices e hicimos disfrutar a mucha gente. ¡Para nosotros fue como ganar la Euroliga!
El premio fue la posibilidad de disputar el Campeonato de Andalucía, el "sector", celebrado en Málaga en la primavera de 1990. Durante una semana, este grupo de amiguetes tenía la posibilidad de convivir en un ambiente de competición con clubes de la talla, entre otros, de Maristas de Málaga (actual Unicaja), Caja San Fernando de Sevilla (actual Baloncesto Sevilla) y Puleva de Granada (actual Covirán), todos ellos la cantera de las plantillas de ACB, con jugadores como Nacho Rodríguez, que años después acabó jugando en el Barcelona y en la Selección Nacional. Y detrás de ellos, como cuarto clasificado, el "Seat Peñarroya". ¡Pedazo de equipo! Y disfrutamos, ¡cómo disfrutamos! Y no sólo nosotros; porque los partidos se retransmitían por Radio Peñarroya, comentados por el gran y entrañable Ramón Alarcó. ¡Cómo lo saboreó! Espero de corazón que ese recuerdo le vuelva de vez en cuando para hacerle esbozar una sonrisa. Las clases en el Instituto se interrumpían para escuchar los comentarios. Aquello fue muy especial y, al menos para nosotros, irrepetible.
Hoy, veinticinco años después, puede parecer poca cosa. El palmarés del club en las diferentes categorías se ha incrementado notablemente desde entonces. Pero ese año fue el inicio de un cambio de rumbo. No sólo se ganó la competición de nivel junior, sino que el equipo de la categoría senior, reforzado con buena parte de ese grupo, consiguió también el Campeonato Provincial y el ascenso a Primera División Andaluza. Desde entonces, con la base de ese nutrido conjunto de amigos ya unificado, se inició una trayectoria que llevó en poco tiempo a sucesivos ascensos de categoría, hasta disputar algunos años después la fase de ascenso a la "Liga EBA". Sería una necedad negar que para estos triunfos la contribución de jugadores foráneos ha resultado crucial.  El mayor nivel competitivo exigió desde entonces contar con una plantilla más completa y equilibrada, hasta alcanzar niveles de semiprofesionalización de algunos jugadores foráneos. Sin embargo, la particularidad de esa primera etapa fue que la base de aquel equipo era esencialmente la misma, los jugadores de Peñarroya-Pueblonuevo. Probablemente, ese detalle fuese crucial para lograr tal ambiente de conexión. Y duró, porque no se quedó ahí, sino que se mantuvo durante años. Más tarde llegarían años duros, en los que no resultaba fácil mantener el mismo nivel de exigencia y resultaba complicado construir un equipo de garantías. La mayoría de los jugadores anteriores ya no estábamos en el pueblo y fueron otros los que asumieron el reto. Ahí surgieron los verdaderos héroes…
Tal vez estas líneas puedan ser entendidas como el fruto de un sentimiento nostálgico hacia un tiempo pasado que solemos considerar siempre mejor, o simplemente sean una presuntuosa concesión a la vanagloria de unos jóvenes que por un momento nos sentimos importantes. O quizás detrás hay algo de ambas cosas. Pero lo cierto es que pusimos nuestro particular granito de arena para que se consolidase y acrecentase la afición por el baloncesto en nuestro pueblo. Desde entonces algo cambió. Nosotros pasamos, como otros muchos, mientras que aún permanecen y siguen trabajando los verdaderos artífices que han sostenido y siguen manteniendo el club. Ellos nos permitieron disfrutar de estas experiencias y contribuyeron en la  determinante formación humana que supuso para nosotros la integración en un grupo de amigos y el trabajo en equipo en el que cada uno jugaba su papel. 
Hoy, un cuarto de siglo después, seguimos recordando aquel año como una etapa muy especial en nuestras vidas. Algunos de los que lean estas líneas, y que peinen canas como nosotros, habrán esbozado una sonrisa recordándolo. Quizás aprovechen la ocasión para contarlo a sus hijos. Con eso nos basta.

Fotos

 

 

El sabado se inician las competiciones para nuestros de formacion

Minibasket, Infantil y Cadete se estrenan en casa ante Pozoblanco. El Junior viaja a Montilla

Este sábado es el punto de partida de un nuevo año de competición para nuestros equipos de formación. A partir de las 10 de la mañana, botes, pases,  tiros y otros fundamentos   entrecruzados con silbatos y gritos de apoyo, volverán a ser los protagonistas en un Polideportivo de la Paz que recupera las sensaciones de felicidad cuando nuestros equipos se alzan con la victoria y que se tornan en esperanza cuando el triunfo no les sonríe, pero que también ayudan a curtirnos. Después vendrá  la hora  de convivencia que todo lo alivia, lo rehabilita y nos ayuda a mejorar. Queremos darle la bienvenida al nuevo curso competitivo con una de nuestras mejores armas, "la paella de Rafa Sanchez". Así pues, disfrutemos del juego de nuestros equipos minibasket, infantil y cadete, deseemosle la mejor de las suertes para esta temporada y justo a continuación, saboreemos el momento. ¿Se lo van a perder?.
 
46 resultados encontrados.    Más resultados: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | >>
 
©Club Polideportivo Peñarroya | Teléfono 957 570 841 | Fax 957 570 841 | Email: club@cppenarroya.com | Diseña y desarrolla Xperimenta eConsulting

USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies .
[x] CERRAR